aspectos

2016 tendencias astrales-pronóstico: equilibrio, crecimiento y evolución


2016 es sobre el equilibrio y la aguda atención al detalle. Ahora nos toca dejar de lado nuestras visiones de grandes ideales, para asegurarnos una gran transformación y un resultado satisfactoriamente tangible.

Este año los trinos Júpiter-Plutón y las cuadraturas Saturno-Neptuno, protagonizan el espectáculo estelar, Marte realiza su bienal viaje retrógrado, una nueva era de revolución social comienza cuando el impredecible Urano se una a Eris y se avecina un cambio permanente de frecuencia con la Gran Cruz Cósmica Mutable 2016.

Miichel Corneille the Younger 'Iris y Júpiter', 1701, Palacio de Versalles, Francia. Wikimedia Commons, 6 julio 2009

Miichel Corneille ‘Iris y Júpiter’, 1701, Palacio de Versalles, Francia. Wikimedia Commons, 6 julio 2009

2016 es el Año Chino del Mono Rojo de Fuego

El 8 febrero comienza el Año Chino del Mono Rojo de Fuego. En la astrología china, 2016 será un periodo Yang de constante cambio e inestabilidad, que empujará al máximo las cualidades receptivas Yin de Virgo y Piscis, en donde el destino cambiante de los eclipses ocurrirán este año.

La sabiduría del Mono Rojo de Fuego, quizás pueda brindar la chispa que detone y equilibre la supremacía del elemento tierra y de la cualidad mutable que estará reinando sobretodo en mayo con el Gran Trígono de Tierra, y en junio con la Gran Cruz Cósmica Mutable

Gran Trígono de Tierra

En 2016, dos de los planetas exteriores Júpiter y Plutón pasarán gran parte del año arraigados en signos de tierra. Debido a que los planetas exteriores son de lento movimiento, estos dan forma a las tendencias astrales, estableciendo el tono de cómo la historia se desarrolla. Con los signos de tierra a cargo, sentiremos la convocatoria de más estructura, racionalización y priorización.

El expansivo Júpiter está en el ordenado Virgo, del 11 de agosto de 2015 al 9 de septiembre 2016, mientras que el transformacional Plutón, está a mitad de camino en su gira de 16 años por Capricornio.

Júpiter y Plutón formarán dos raros y potentes trinos (120º grados) este año, el 16 de marzo y 26 de junio, despertando la conciencia colectiva a la necesidad de un cambio. Con toda esta energía astral del elemento tierra, se dibujará la atención en cuestiones como el medio ambiente, el bienestar, la salud, el cambio climático y la sostenibilidad.

Las formas de vivir, comer, socializar y trabajar que eran relevantes hace una década se han vuelto obsoletas.

2016 es sobre el rediseño de un mundo que se ajuste a nuestras nuevas actitudes.

Junio 2016 un cambio de frecuencias: revolución social Gran Cruz Cósmica Mutable 

Una nueva era de revolución social comienza el 3 de junio 2016, cuando el impredecible Urano se una a Eris, el décimo planeta en la constelación de Aries.

Conocidos como los “señores del caos”, un encuentro entre Urano y Eris genera una radical, nueva y poderosa energía transpersonal que definitivamente será salvaje, nerviosa, inquietante y explosiva.

En astrología, Eris se puede considerar como el gran disruptor con un firme propósito: sacudir lo que está estancado en la conciencia.

Más que nunca, en el año 2016 debemos elegir conscientemente nuestros ideales y valores para impactar la realidad en la que vivimos.

O nos escondemos temblando detrás de las puertas, con las calles patrulladas por la policía armada, o aceptamos que la ilusión occidental del orden y la protección de la vida del siglo 21 ha sido borrada.

2016 no es un año más en una línea de tiempo lineal, es un umbral de energía; un giro en la historia; una nueva evolución de acontecimientos en nuestra conciencia y el mundo.  Este año se marca un cambio permanente de frecuencia con la Gran Cruz Cósmica Mutable 2016 formada por el Sol, Venus, Júpiter, Saturno y Neptuno, el 3 de junio, el mismo día de la conjunción Urano-Eris.

Los signos mutables comienzan con Géminis, se trasladan a Virgo, Sagitario, y finalmente terminan con Piscis. Estos signos median entre la acción de los signos cardinales y fijos, para fomentar el crecimiento y la evolución.

2016 nos llama a ser flexibles y adaptables, para torear con gracia las contrastantes y confusas direcciones en las que los planetas en signos mutables nos tiran de manera incesante.

Júpiter sale de Virgo y se mueve al armónico Libra

Júpiter tiene un papel crucial en 2016, alejarnos de nuestra confianza y aceptación de la información, para mostrarnos la manipulación y la desinformación subyacente y permitirnos llegar a nuestras propias verdades.

El 9 de septiembre, Júpiter sale de Virgo y se mueve al armónico Libra, lo que podría traer una era de paz mundial que sólo ocurre cada 12 años.

A partir de entonces Júpiter se refracta de la inteligencia activa de Virgo para demostrar el arte del compromiso espiritual de Libra, con la voluntad de ceder en todo lo no esencial, a la vez de persuadir e inspirar. Empezamos a comprender la necesidad de mantener pasos individuales a lo largo de la ruta en compañía; sirviendo sabiamente y ofreciendo sólo la cantidad correcta de ayuda.

A final de año se forma una cuadratura Júpiter-Plutón, desdibujando los trinos de la primera mitad del año. Los aspectos Júpiter-Plutón están asociados con el cambio de experiencias de vida y, a veces esto es individual o relacionado con grupos o convulsiones sociales. El cambio puede ser positivo o igualmente destructivo, cuando los deseos se vuelven tan grandes que nos conduce a pérdidas y enfrentamientos con las autoridades, la religión, algo extranjero, la sociedad en general, asumiendo sustancialmente más de lo que uno puede manejar.

Existe una profunda necesidad interior de transformación, que puede ser exigente, compulsiva y obsesiva, obligándonos a realizar un examen más profundo de las áreas de nuestra vida en nuestra carta natal, ocupadas por Virgo, Libra y Capricornio.

18 aspectos y configuraciones planetarias destacan en la línea de tiempo astrológico 2016

Los próximos cuatro años entre 2016-2020 experimentaremos el desvanecimiento de un largo ciclo de disolución e interrupción que se inició en el año 2008. Ahora estamos finalizando el camino que nos lleva a un nuevo y fresco comienzo en 2020, con la conjunción Saturno-Plutón en Capricornio.

Este año,18 aspectos y configuraciones planetarias sobresalen y Júpiter protagoniza nueve de ellas. Marte realiza su bienal viaje retrógrado. En cuanto a los meses, junio se convierte en la bisagra del año y posiblemente de los próximos cruciales cuatro.

  1. Enero a abril 2016: mengua la cuadratura Urano-Plutón
  2. Febrero 8, Año Nuevo Chino del Mono de Fuego
  3. Marzo 16 y junio 26: trino Júpiter-Plutón
  4. Abril 17-junio 29: Marte retrógrado desde los 8º Sagitario hasta los 23º de Escorpio.
  5. Mayo 7: Gran Trígono de Tierra, con la participación del Sol, Venus, Júpiter, Nodo Norte y Plutón, a los 17º-20º de Tauro, Virgo y Capricornio.
  6. Mayo 26, 13:27 UT: cuadratura Júpiter-Saturno
  7. Junio 3 y septiembre 25: conjunción Urano-Eris (influencia de junio 2016 en adelante).
  8. Junio 3: Gran Cruz Mutable 2016,  formada por Júpiter, Venus, Sol, Neptuno y Saturno. Esta formación afectará especialmente los 12º-14º de Géminis, Virgo, Sagitario y Piscis, de nuestra carta natal.
  9. Junio 18 y septiembre 10: cuadraturas Saturno-Neptuno
  10. Junio 20, 17:18 UT: conjunción Júpiter- Nodo Norte
  11. Agosto 24, 11:25 UT, se concreta la conjunción Marte-Saturno
  12. Septiembre 9, 11:17 UT: entra Júpiter en Libra
  13. Octubre 8, 5:07 UT: cuadratura Saturno-Nodo Norte
  14. Noviembre 17, 22:26 UT: oposición Neptuno-Nodo Norte
  15. Noviembre 24, 23:00 UT: cuadratura Júpiter-Plutón
  16. Diciembre 25, 0:20 UT: trino Saturno-Urano
  17. Diciembre 26, 18:35 UT: oposición Júpiter-Urano
  18. Diciembre 28, 23:07 UT: cuadratura Saturno-Quirón

¿Qué significa para nosotros 2016?

Hasta 28 de abril 2017 nuestra declaración de misión de vida jugará a lo largo del eje Virgo / Piscis con los nodos lunares transitando estos signos. Las áreas de la carta natal ocupadas por Virgo y Piscis, indican los sectores de nuestra vida que necesitamos desarrollar durante este periodo, con el fin de encontrar un equilibrio interior.

De los cinco eclipses 2016, tres de ellos son en Virgo y Piscis, actuando junto a los nodos lunares como comodines cósmicos, que traen cambios inesperados y circunstancias fuera de nuestro control. Gente se va y gente llega. Unas puertas se abren y otras se hacen más estrechas. Situaciones, relaciones y carreras finalizan, y otras nuevas comienzan.

Para colaborar con esto, es recomendable que recurramos a  diversos métodos de introspección. Utilicemos el discernimiento, la discreción y la sensibilidad. Seamos empáticos, ofrezcamos nuestros servicios, pero usando el buen juicio sobre quién ayudamos y por qué lo hacemos. Separemos lo útil de lo sin sentido. Prestemos atención a las cosas pequeñas.

En muchos sentidos nos estamos configurando para la búsqueda de nuestras propias respuestas en lugar de mirar hacia afuera. Este año, todo lo que hagamos, a todos los niveles hay que trabajarlo, así de simple. Para ello debemos estar sanos, producir resultados, cuidar nuestro equilibrio y prestar una aguda atención al detalle.

2016 requiere de nuestro compromiso individual, para poder manejar todas estas tendencias astrales, que procuran en nosotros enfrentar dos rasgos básicos opuestos, en una misma personalidad.

Solicita tu informe astral

Anuncios

2 replies »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s